Branding, cómo crear la marca perfecta

Hoy os venimos a hablar de una de las bases de cualquier empresa: el Branding. A diferencia de lo que piensa la gente, el branding no sólo se aplica a la parte más inmediata de un negocio como podría ser el logo o el diseño de un logo o una página web, también afecta a cómo nos vamos  comunicar en todos nuestros canales y cómo van a ver nuestros clientes, tanto potenciales como los existentes, nuestra presencia, nuestros productos y servicios y cómo nos van a diferenciar de la competencia.

Es uno de los elementos más importantes del marketing digital, ya que nos permite destacar y conseguir la atención de nuestro target o cliente objetivo.

¿En qué consiste una estrategia de Branding?

Por norma general, una buena estrategia de marca tiene 5 elementos, aunque eso dependerá de a quién le preguntemos, ya que podemos incluir muchos más activos en la lista. 

Naming

Es el nombre de nuestra marca, nuestro producto o servicio. Se trata de una palabra o una combinación de palabras que nos representa y hace que nos puedan reconocer de una manera fácil y positiva. Aunque depende mucho de nuestra oferta y nuestras preferencias, hay ciertas normas que tenemos que tener en cuenta como las palabras clave, la simplicidad de ese naming, que se pueda pronunciar fácilmente y que tenga sentido en todos los idiomas donde queramos tener la actividad.

Identidad Corporativa

Es la representación gráfica de la marca. Tenemos que pensar en todas las maneras en las que nuestro negocio se va a ver en los diferentes canales, así que incluiremos en este apartado elementos como el logotipo, la tipografía, los colores corporativos, su aplicación en diferentes medios y formatos, etc. 

Hay que tener en cuenta que los visuales de marca también se tienen que adaptar al mercado en el que vayamos a entrar, ya que tienen significados diferentes dependiendo del país y la cultura. 

Posicionamiento

Este aspecto del branding de una marca es quizá el más importante. Se trata de posicionar nuestra marca en la mente del consumidor para que siempre nos asocie con algo positivo. Se trabaja a largo plazo, ya que es un proceso en el que intervienen muchos elementos que incluyen nuestra presencia online, publicidad, nuestro funcionamiento, la experiencia de usuario, etc.

Un ejemplo muy fácil es el posicionamiento de Coca-Cola, que desde que empezó se ha ido posicionando hasta el punto en el qué es sinónimo de felicidad, incluso para la gente a la que no le gusta la bebida en sí.

Lealtad de marca

Esa lealtad o Brand Loyalty también es uno de los elementos del branding que se trabajan a largo plazo. Se trata de conseguir clientes o usuarios fieles, que tienen algún tipo de vínculo con nuestra marca. De esta manera conseguimos que se queden con nosotros incluso si aparece un competidor que ofrece unas condiciones mejores.

Nuestro ejemplo preferido son los usuarios de consolas de videojuegos. Aunque a nivel técnico sean extremadamente parecidas, los usuarios de Play Station y los usuarios de Xbox difícilmente se van a cambiar al otro bando por la lealtad de marca que tienen con su consola preferida.

Arquitectura de Marca

Tal y como hemos dicho antes, el branding de la marca no sólo consiste en el logo de la empresa, sino que se aplica también a los diferentes productos y servicios que ésta pueda ofrecer. La manera en la que se relacionan estas diferentes marcas es lo que llamamos arquitectura de branding, que puede ser de varios tipos:

  • Monolítica: Donde todo gira alrededor de una sola marca
  • Marcas independientes: Cada marca de la empresa es independiente y no hay una relación directa. Por ejemplo, Fanta con Coca-Cola.
  • Endoso: Cuando la marca principal apoya a las marcas menores, como podría ser el ejemplo de Amazon Alexa o las bombillas Philips Hue.
  • Arquitectura Mixta: cuando combinamos las anteriores dependiendo de la marca que estemos trabajando.

¿Por qué es importante construir una marca como parte de una estrategia de marketing digital?

Cualquier agencia de marketing digital se fijará en el branding de una empresa si va a trabajar con ella, ya que una marca con un branding claro y bien construido será mucho más fácil de gestionar e impulsar que una que no sea tan coherente.

Una estrategia de marca bien hecha facilita mucho el trabajo posterior, tanto en cuanto a elementos gráficos, publicidad y elementos visuales como en cuanto a contenidos, ya que tener un lenguaje claro y definido facilita el trabajo de SEO (Search Engine Optimization), marketing de contenidos y email marketing. Nos permite mantener un tono de voz uniforme y coherente en todos los canales, mostrando una imágen fuerte y racional, ayudando a que captemos al potencial cliente.

Elementos claves en el proceso del branding

Aunque pueda ser un proceso que a primera vista sea simple, hemos visto en muchas ocasiones que se obvian algunos puntos de extrema importancia. A modo resumen, los elementos más críticos y donde tenemos que estar muy atentos son:

  • 1. Siempre tener en cuenta qué es lo que queremos transmitir, nuestro valor añadido o elemento diferenciador
  • 2. No ser una copia de la competencia
  • 3. Fortalecer el mismo mensaje en todas las marcas que haya dentro de nuestra estrategia de branding y ser coherentes en todo momento
  • 4. Ir más allá de nuestras preferencias personales
  • 5. Tener en consideración el futuro de nuestro negocio

—-

Ya ves que el branding es increíblemente importante y te puede aportar grandes beneficios a corto plazo. Si necesitas ayuda con tus proyectos de gestión y creación de marcas, en Arcomm estamos para ayudarte.

Contacta a nuestros expertos en Branding y te asesoraremos en cada momento.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Suscribete a la Newsletter

Te mantendremos al Tanto de todo lo que publicamos

Explora Más Publicaciones

Ponemos a punto to marketing digital?

Escríbenos y nos ponemos en contacto